¡Hola!

Que lindo tenerte por acá 🙂
Me llamo Samanta, pero todos me dicen Sam (o Sami).

Nací en Bariloche un 28 de Julio y a pesar de eso siempre muero de frío.
Encuentro en la naturaleza ese lugar de paz e inspiración que muchas veces perdemos, aunque viva dentro nuestro.

Disfruto de la Tierra en este lugar tan alucinante en el que me abrazó la vida, porque la Patagonia es única y está repleta de magia.
Puedo pasar largas horas junto al fuego con un libro en la mano, ya sea de campamento o en el fogón de mi casa; hago fotosíntesis cada vez que puedo y el chocolate es mi principal fuente de energía.
Me gusta el brownie y el café con leche, amo comer casi tanto como admirar un buen paisaje.

Viajar se me ha hecho adictivo. Conocer diferentes lugares y culturas ha sido siempre mi mejor escuela y una senda que me lleva a encontrarme conmigo misma.

Tengo un grupo de amigos maravilloso y una familia que me acompaña en cada paso. Me considero muy afortunada y creo que, a quien agradece, la vida le sonríe cada mañana.